ASTERINA

Hay que reconocer que a todos cuando empezamos en este fabuloso hobby nos gusta ver todo ser vivo dentro del acuario y en especial durante el ciclado, es común encontrarnos por el cristal  unas pequeñas estrellitas que vienen camufladas en la roca viva, pues bien esas pueden ser asterinas.

Hay muchas variedades de asterinas que nos podemos encontrar en nuestros acuarios, algunas de ellas pueden resultar hasta beneficiosas ya que se alimentan de restos de desechos pero otras se alimentan de pólipos de coral en especial de corales blandos o zoanthus.

Tienen una morfología muy similar, pueden alcanzar desde unos pocos milímetros hasta dos centímetros de tamaño dependiendo de la variedad,suelen tener de tres a siete patas, su color varía también y puede este ser indicativo de la variedad a la que nos referimos, contrastando varias experiencias de otros compañeros de hobby las asterinas de color pálido prácticamente blanco en todo su cuerpo no se han detectado comiendo polipos de coral pero otras variedades azuladas o incluso algunas tienen alguna pigmentación rojiza en el centro de su cuerpo si que son variedades peligrosas ya que varios aficionados las han visto alimentarse de pólipos de coral, os dejo una foto para poder identificar las variedades peligrosas.

2016-02-28 01.05.52_20160305_211012

 

El mayor problema que nos podemos encontrar con las asterinas es que cualquier variedad es muy resistente y en poco tiempo puede convertirse en una plaga considerable dentro de nuestros acuarios, para el control de esta plaga se aconseja introducir el camarón arlequín (hymenocena picta)que se alimenta sobre todo de ellas aunque tambien dentro de su dieta esta incluida los excrementos de los caracoles, debemos recordar que las estrellas archaster tipicus que muchos mantenemos para limpieza de nuestra arena tambien puede ser parte de su dieta, una vez que termine con todas las estrellas que tengamos en nuestro acuario su dieta se complica ya que seguramente no sea completa a falta de las asterinas.

Retirar manualmente las asterinas que veamos merodeando por nuestra roca y cristales sobre todo ahora que sabemos identificar las variedades de mayor peligro nos puede ayudar a mantenerlas sin que se consideren plaga.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *